Cabecera
 
CompartirConcello Vello
 
 

                   ALGUNAS NOTAS HISTORICAS DE LA VILLA DE ARES

La villa de Ares permaneció largos siglos, sino ignorada, poco conocida hasta el siglo XII en que empieza a ser mencionada como perteneciente a la casa de Traba, en unión de Caamouco y varias feligresías más de Bisancos. Este famoso prócer solía titularse con mucha frecuencia Conde de Caamouco, sin duda por los extensos dominios que allí tenia, dominios que llegaban a Montefaro, donde más tarde había de levantar Fernán Pérez de Andrade el cálebre monasterio de Santa Catalina.

En el siglo XIV perteneció Ares a la casa de los Andrade, ya que este conde se apropio muchos bienes de la casa de Traba, de donde se dice haber salido el fundador de los Andrade, que los genealogistas dicen haber sido un don Bermudo Pérez, casado en últimas nupcias con una hermana del rey de Portugal llamada doña Urraca Enriquez, fundadores del desaparecido monasterio de Noguerosa, en Puentedeume.Tal vez por esta razón el de Andrade se apoderó de todo Bezoucos alegando ciertos derechos hereditarios.

Pero en la historia de esta casa no aparece mencionado el nombre de Ares, sin duda por tratarde de un pueblo de muy poca importancia y sin duda iba incluido en cuantas menciones se hicieran de Caamouco y Lubre.

Más tarde, en los siglos XVI y siguientes, ya se encuentra a esta villa nombrada con el mismo nombre actual. En 1600, el puerto de Ares pertenecía con su capilla y algunos bienes que poseia a la parroquia de San Vicente de Caamouco, no a Santa Eulalia de Lubre.

En las notas del cardenal don Gerónimo de Hoyos se dice que las `propiedades del beneficio de Ares andaban arrendadas conjuntamente con las de Caamouco y pagaban por todas cinco ducados cada tres años.

Sin embargo, el beneficio de Ares tenía cura rector propio, y vemos que en 1605 lo era don Rodrigo de Losada, que al parecer estaba casi siempre ausente de su feligresía, ya que se sabe desempeñaba una capellanía en Santiago, en la capilla de Nuestra Señora la Blanca, inclusa en la catedral, que había fundado y dotado el Arzobispo don Gómez Manrique, que en 1362 fue promovido a la silla de Toledo.

Esta capilla tenia cuatro servidores, siendo uno de ellos el rector de Ares, quien al parecer debia ser persona astuta, por las desconfianzas que inspiraba en el cargo de Capellán de Nuestra Señora la Blanca.

Veamos ña nota que el cardenal visitador de la Archidiócesis, don Gerónimo de Hoyos, dejó escrita en sus “memorias del Arzobispado” y que se refieren al rector de Ares:

     “Cuentas de misas con Rodrigo de Losada, rector de Ares.- En veinte y ocho días de agosto de seiscientos y cinco años, el dicho visitador hizo parecer ante si a Rodrigo de Losada, rector del Puerto de Ares, y para saber si es capaz de la dicha capilla y si ha dicho las misas le mandó traer los títulos y juntamente recibió juramento y por tener el título que está presentado en la Audiencia real deste Reino, mostró un proceso firmado por los oidores del que pasó ante Fructoso López, en el cual está un trasaldo del dicho título que decía como don Francisco Manuel Portocarrero, deán de la Sancta Iglesia, le había nombrado por el capellán de la dicha capellanía, la cual estaba baca por dejación que Della hizo Esteban Cordero, último poseedor. Fue hecho el título a cuatro días del mes de mayo de mil y quinientos y noventa y tres años y luego, tras el traslado del título venía el traslado de la posesión que fue tomada luego a ocho días del dicho mes y año conforme al titulo y posesión de la dicha capellanía hizo otro deste año de seiscientos y cinco doze años que es capellán de la dicha capellanía.- Las misas que tocan a Rodrigo de Losada declaró el canónigo Borja, el dicho rector haberlas dicho como consta de sus firmas questán en el libro viejo excepto setenta y dos misas en que fue alcanzado, las cuales le mandó decir dentro de la dicha iglesia. Notificíosele y consintiólo y lo firmó como consta de dicho libro”

Como se desprende de la nota que acabamos de copiar, el rector de Ares no andaba muy bien en sus obligaciones como capellán de la capilla de don Gómez.

En cuanto a la circunstancia de ser rector titular del puerto de Ares y residir en Santiago con otro cargo, nada se opone a que fuese natural en aquellos tiempos, pues también a los prelados se les toleraba residir fuera de sus diócesis.

Es incuestionable que Ares, en la época a que nos referimos debia de ser población de cierta importancia, aún a pesar de no estar constituida ni como parroquia ni como municipio. Las condiciones naturales que reúne su abrigado puerto darían base para una numerosa flota de embarcaciones pesqueras, lo que ayudado por su campo excelente, aunque no muy extenso, harían que su población aumentase considerablemente.

  
 VARIACIONES REGISTRADAS EN LAS FELIGRESIAS DE BEZOUCOS

 

  PARROQUIAS

 

                   NUMERO DE FELIGRESES

 

 

Ares, San José

 

     Año 1599

 

      Año 1920

 

    Año 1960

 

     
          598

  
        702

 

Lubre,Sta. Eulalia

 

         132

 

            69

 
        108

 Barallobre,Santiago

 

          20

  
           400

 

        496

 

Perlío, San Esteban

 
          10

 

           100

 

        196

Caamouco,
 San Vicente

 

          40

 

            400

 

         290

Cabalar, Santa
María

 

          20

 

             82

 

        102

Caaveiro, San
Braulio

 

          18

 

             53

 

          65

Cabañas
San Andrés

 

 

          135

 

        210

 

Erines

 

         46

 

            75

 

          70

Capela,
Santiago

 

         60

 

          245

 

       261

Cervás,
San Pedro

 

         44

 

          328

 

       325

 

Eume,
San Pedro

 

         36

 

          77

 

         80

Faeira,
San Pedro

 

         14

 

          48

 

         50

Fene,
Divino Salvador

 

         25

 

         412

 

        425

Franza,
Santiago

 

         36

 

         385

 

        400

Limodre,
Santa Eulalia

 

 

         122

 

        175

Piñeiro,
San Juan

 

          8

 

           90

 

        102

Magalofes,
San Jorge

 

        24

 

           90

 

         102

Salto,
Santa cruz

 

        11

 

           52

 

           54

Maniños,
Divino Salvador

 

        31

 

         350

 

         485

Mehá,
San Vicente

 

        18

 

         400

 

         403

Mugardos,
San Julián

 

        45

 

         490

 

         960

Porto,
San Martín

 

        36

 

         200

 

         220

 

Laraje

 

      104

 

         150

 

         150

Ribadeume,
Santa María

 

        36

 

           78

 

           85

Bermuy,
Santiago

 

        20

 

           32

 

           35

El Seijo,
San Juan

 

        28

 

           48

 

           74

Goente,
San Martín

 

        24

 

           69

 

           50

Sillobre,
Santa Marina

 

        40

 

         460

 

         415

Regoela,
San Vicente

 

        38

 

           33

 

           32

Soaserra,
Santa Eulalia

 

        18

 

           72

 

           72

 

 Todos estos datos, así como las páginas precedentes, están tomados del trabajo manuscrito “Recopilación de datos para la historia de Lubre y Ares y su comarca”, de don José Barreiro Barral, año de 1961.

                                                                Ares, setiembre de 1971